Caracas, 3 oct (EFE).- El Gobierno de Venezuela rechazó este martes el laudo arbitral dictado en París el 3 de octubre de 1899, según el cual perdió el control de la Guayana Esequiba, un territorio de 159.000 kilómetros que aún este martes es objeto de una disputa con Guyana.
Venezuela «ratifica su firme y consistente rechazo de larga data» contra este «instrumento devenido de un proceso arbitral fraudulento y contrario al derecho internacional», dice un comunicado, en el que se denuncia que el laudo estuvo «plagado de vicios de nulidad» y que se «fraguó a espaldas» de Caracas.
El Ejecutivo de Nicolás Maduro cree que esta decisión de finales del siglo XIX es «producto de la confabulación» entre Estados Unidos y Reino Unido, que entonces ejercía control de Guyana hasta 1966, cuando se independizó.
«La arrogancia de las potencias imperiales de la época, el forjamiento de documentos y mapas, el uso de todo tipo de artimañas y la usurpación de la defensa venezolana, son solo algunas de las múltiples violaciones al derecho internacional que se han demostrado y definen este laudo como nulo e irrito», prosigue el escrito.
Venezuela, que dice haber comprobado que el territorio en disputa le pertenece, llamó nuevamente a Guyana a respetar el Acuerdo de Ginebra de 1966, en el que las partes se comprometieron a buscar una solución pacífica a través del diálogo directo.
«Hoy, al cumplirse 124 años de la emisión de este deplorable veredicto, con el cual la corona británica intentó despojar a Venezuela de su territorio, (…) Venezuela mantiene su rechazo a este dislate jurídico y confirma su inquebrantable voluntad de ejercer la defensa de su integridad territorial», finaliza el comunicado.
Esta región, rica en recursos naturales y minerales, se encuentra en un nuevo episodio de tensión, luego de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se declarara competente para resolver la disputa, algo que rechaza Venezuela, que celebrará un referendo para «reforzar» sus derechos sobre este territorio. EFE
hp/sb/szg