Lima, 8 ene (EFE).- Un sismo de magnitud 5,2 se sintió durante la noche de este lunes en la región de La Libertad, en el norte de Perú, sin que hasta el momento se reporten daños personales o materiales, informaron fuentes oficiales.
El movimiento telúrico se registró a las 20.05 horas (01.05 GMT del martes), con epicentro en el Océano Pacífico, a 78 kilómetros al suroeste de la localidad de San Pedro de Lloc, en la provincia de Pacasmayo, según el reporte del Instituto Geofísico del Perú (IGP).
El organismo estableció su profundidad a 32 kilómetros y que alcanzó una intensidad de III en San Pedro de Lloc.
Al respecto, el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) añadió que el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) coordinó con las autoridades locales y regionales, quienes informaron que el movimiento «fue percibido entre moderado y fuerte» en las provincias de Trujillo, Ascope y Pacasmayo.
Unidades de primera respuesta iniciaron, junto a las autoridades locales, la supervisión en las zonas vulnerables sin que se reporten, hasta el momento, daños estructurales ni a la población.
Por su parte, la Dirección de Hidrografía y Navegación (DHN) de la Marina de Guerra informó que el temblor de tierra no generó el riesgo de un tsunami en el litoral peruano.
Tanto el Indeci como el COEN recordaron a la ciudadanía las medidas de seguridad que se deben tomar ante los movimiento telúricos, habituales en un país altamente sísmico, y señalaron que coordinan con las autoridades, supervisan la situación y exhortan a mantener activos los centros de operaciones de emergencia locales.
Perú está ubicado en una región conocida como el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde se produce más del 80 % de la actividad sísmica mundial.
El último terremoto devastador en el país se produjo frente a la ciudad costera de Pisco en agosto de 2007, cuando un movimiento de magnitud 7,9 golpeó a esa localidad y toda la región sureña de Ica, con un saldo de más de 500 fallecidos, así como millonarias pérdidas en infraestructuras y viviendas. EFE