Caracas, 15 sep (EFE).- El partido opositor venezolano Voluntad Popular acusó este viernes a militares de «disparar» a indígenas en operativos en la Amazonía del país, donde el miércoles se produjo un enfrentamiento entre la Fuerza Armada y supuestos mineros ilegales, que se saldó con dos muertos y seis heridos, según la institución castrense.
«Denunciamos lo que ocurre en (el parque nacional) Yapacana. (…) Están disparando con balas de verdad a los indígenas. La única excusa del régimen es que ejecuta un desalojo por la contaminación, pero no se da cuenta (de) lo grave del asunto. En lugar de proteger a los indígenas, están favoreciendo a las mafias que controlan la zona», aseguró Romel Guzamana, dirigente nacional de la formación.


El opositor, según una nota de prensa del partido, aseguró que los operativos que ejecuta la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) «busca matar a los indígenas» en Yapacana, donde -indicó- viven 8.000 personas, y no «cuidar el territorio de grupos irregulares».
En el texto, Voluntad Popular expresó su rechazo a la «masacre hacia este grupo étnico venezolano que vive, ahora más que nunca, el recrudecimiento de la crisis del país».
Desde el 1 de julio, la FANB ha desalojado de la Amazonía venezolana a «más de 12.000 personas» señaladas como mineros ilegales «en una actuación impecable, enmarcada estrictamente en el ordenamiento jurídico y, sobre todo, con profundo respeto a los derechos humanos», según un comunicado del Gobierno difundido el jueves.
De acuerdo con los datos oficiales, tres de los heridos son militares.
Es la primera vez que la institución militar informa de un hecho de violencia durante estas expulsiones en la Amazonía, un operativo ordenado por el presidente Nicolás Maduro que busca «limpiar» esta región para luego iniciar un plan de recuperación ambiental, especialmente por el uso de mercurio en este territorio.
El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, aseguró ayer que la FANB mantendrá los operativos contra la minería ilegal en esta área fronteriza con Colombia y Brasil. EFE
csm/hp/rrt