banco bangladesh

Dacca, 3 abr (EFE).- El robo de tres bancos en Bangladesh en una misma zona y en menos de 24 horas ha desatado la alarma en el país asiático, donde los ladrones se hicieron con dinero y varias armas incluyendo ametralladoras, un incidente que las autoridades atribuyeron este miércoles a un grupo insurgente étnico.
Los incidentes ocurrieron entre las 21.00 hora local del pasado martes (15.00 GMT) y las 13.00 hora local de este miércoles (7.00 GMT) en dos áreas remotas situadas en el distrito de Bandarban, en el sureste de Bangladesh, afirmó a EFE el subjefe de Policía del distrito, Abdul Karim.
La fuente indicó que un centenar de personas irrumpieron anoche en una sucursal del banco gubernamental Sonali Bank, en el área de Ruma, y tomaron como rehenes a los miembros de las fuerzas de seguridad presentes antes de saquear sus armas y el dinero en efectivo de la cámara.
«Ocurrió en la oscuridad de la noche y no había electricidad, por lo que nuestras fuerzas no pudieron responder», lamentó.
Karim afirmó que por el momento se desconoce la cantidad de efectivo que se llevaron, aunque en un primer recuento encontraron que faltaban cinco metralletas, ocho rifles, cuatro escopetas y 450 cartuchos de munición.
«No hubo intercambio de disparos. Más bien, algunos de nuestros policías fueron golpeados por ellos», dijo.
Este miércoles se produjeron otros dos robos en la zona de Thanchi del mismo distrito, dijo Karim, en otra sucursal del Sonali Bank y en la de otro banco estatal, el Krishi Bank. En total, los ladrones se hicieron con un botín de 1,75 millones de taka bangladesíes (15.000 dólares aproximadamente).
Las autoridades responsabilizaron al grupo rebelde Frente Nacional Kuki-Chin está detrás de estos incidentes, aunque nadie ha sido arrestado por ahora en relación a lo ocurrido.
«Estamos viendo que este (grupo) Kuki-Chin está intentando afianzar su posición de varias formas. Por lo que hemos oído hasta ahora en el incidente de Ruma, cortaron la electricidad de una subestación antes de entrar al Sonali Bank», dijo el ministro del Interior, Asaduzzaman Khan, a los medios.
El distrito de Bandarban está ubicado en la región montañosa de Chittagong Hill Tracts (CHT), donde hubo una insurgencia armada en las décadas de 1980 y 1990 por parte de un grupo tribal que buscaba una mayor autonomía, hasta que se negoció un acuerdo de paz entre el Gobierno de Bangladesh y los rebeldes en 1997.
Este distrito, que comparte fronteras tanto con la India como con Birmania (Myanmar), ha experimentado un aumento de la tensión en los últimos meses, especialmente después de que el Batallón de Acción Rápida (RAB), la unidad de élite de la Policía bangladesí, lanzase en octubre de 2022 una ofensiva contra el grupo militante recién surgido Jamatul Ansar Fil Hindal Sharqiya.
La represión policial contra grupos insurgentes e islamistas desencadenó en el éxodo de casi 300 miembros de la comunidad Kuki-Chin al estado indio de Mizoram, fronterizo con Bandarban, informaron medios de comunicación indios en noviembre de 2022. EFE