Caracas, 17 oct (EFE).- El diputado opositor venezolano Luis Eduardo Martínez anunció este lunes su candidatura a las elecciones presidenciales de 2024, en las que buscará derrotar al chavismo, en el poder desde 1999.
«Los venezolanos y las venezolanas pueden estar seguros de que vamos a ganar las presidenciales y vamos a gobernar para todos, para el bien de la mayoría del país», dijo Martínez, quien aseguró que, de llegar al poder, dará prioridad a la recuperación del salario mínimo y la pensión, que actualmente equivalen a unos 3,7 dólares al mes.
Martínez milita en el tradicional partido socialdemócrata Acción Democrática (AD), que intervino el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en 2020 y nombró a una junta ad hoc que puede «utilizar la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto propio de la organización», a fin de «llevar adelante el proceso de reestructuración necesario» de la formación.
«Hoy estamos orgullosísimos de ser militantes de Acción Democrática, desde donde hemos demostrado que primero que todo está el pueblo de Venezuela. Estamos muy comprometidos con la inmensa responsabilidad que supone representar a un partido histórico», dijo el diputado, citado en una nota de prensa de AD.
El secretario general de esta formación, Bernabé Gutiérrez, quien había anunciado su candidatura a las presidenciales en julio de 2022, decidió respaldar a Martínez, y llamó a trabajar con «organización y disciplina» para obtener el «triunfo electoral» el próximo año.
«Tengan la plena seguridad de que, en 2024, volveremos a Miraflores (sede del Ejecutivo) a gobernar para todos los venezolanos, sin odio y sin rencor, y con el compromiso de impulsar el progreso y desarrollo que merecemos», agregó Gutiérrez.
El anuncio de la candidatura de Martínez se produce a seis días de las elecciones primarias que la oposición mayoritaria celebrará el domingo 22 de octubre, en las que se enfrentará una decena de opositores, entre ellos el exdiputado Carlos Prosperi, secretario de organización nacional del AD paralelo, que rechaza la intervención de la formación. EFE