Jerusalén, 19 nov (EFE).- Cuatro periodistas y dos trabajadores de medios locales murieron ayer bajo bombardeos israelíes, y otro más falleció hoy, elevando la cifra de reporteros fallecidos a la cuarentena desde el inicio de la guerra, en un episodios calificados de «sangrientos» por el Sindicato de Periodistas Palestino.
Entre los fallecidos están Sari Mansour y Hasouneh Salim, los dos muertos en ataques contra el campo de refugiados de Al Bureij, en el centro de Gaza, cuando estaban en la misma casa, según prensa local.
Otro de los muertos es Mustafa Al Sawaf, veterano periodista que había trabajado para medios como la cadena británica BBC, conocido analista en asuntos políticos palestinos y escritor, que pereció por un bombardeo israelí contra su domicilio en Gaza.
A estos fallecidos se añaden Musab Ashour, fotoperiodista local, así como Abdelhamid Awad, empleado en la radio Al Aqsa, y Amer Abu Hayya, trabajador en el canal de televisión de la misma compañía.
A su vez, este domingo murió Bilal Jadallah, director de la Casa de la Prensa, espacio que promovía el periodismo local y lugar de trabajo común para periodistas de Gaza.
Jadallah «fue blanco de un bombardeo directo contra su coche en la ciudad de Gaza, lo que ilustra la dinámica de «crímenes sistemáticos» perpetrados por Israel «contra periodistas», según la Oficina de Comunicación del Gobierno, controlado por Hamás.
Ya han muerto 60 personas en Gaza que se dedicaban al periodismo, eran influencers en redes sociales o bien eran autores que escribían o publicaban en medios, según la misma fuente.
«Los periodistas son un objetivo principal entre los muchos objetivos contra nuestro pueblo», en ataques que tienen «como meta silenciar la voz de la verdad».
Desde el estallido de la guerra entre el Ejército israelí y Hamás el 7 de octubre, los periodistas de Gaza pagan un alto precio: 40 han muerto en lo que va de conflicto, parte de ellos mientras informaban sobre terreno, y otros en sus propias casas, en bombardeos junto a otros miembros de sus familias, como está sucediendo a miles de civiles de la Franja.
El número de gazatíes muertos en 44 días de guerra supera los 16.000, según el Ministerio de Sanidad de Gaza, controlado por el grupo islamista Hamás, que se sigue enfrentando a la incursión terrestre israelí sobre el enclave, que inició el 27 de octubre.
«Los periodistas de toda la región están haciendo grandes sacrificios para cubrir este conflicto desgarrador», aseguró recientemente el Comité Internacional para la Protección de Periodistas, que va haciendo un recuento del total de reporteros muertos.
Según remarca, el primer mes de guerra en la región fue «el más mortífero» para los profesionales de los medios de comunicación desde que esta entidad empezó a recopilar datos en 1992.
«Los periodistas de Gaza afrontan riesgos particularmente altos mientras intentan cubrir el conflicto durante los ataques israelíes, incluidos los devastadores bombardeos aéreos, comunicaciones interrumpidas, escasez de suministro y largos cortes de energía», agrega este organismo.
Más allá de los reporteros muertos en Gaza, desde el 7 de octubre también murieron cuatro periodistas israelíes, así como uno de Líbano fallecido por fuego israelí en la frontera entre ambos países. EFE
jma/jfu/pddp