Caracas, 3 jul (EFE).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó este miércoles a miembros del sector mayoritario de la oposición -sin mencionar nombres- de un «intento de sabotaje» del servicio eléctrico de la región insular Nueva Esparta, en el noreste del país.

En un acto militar, aseguró que «trataron de cortar, de manera criminal, el cable submarino» que «lleva toda la electricidad» a la isla Margarita (Nueva Esparta), con la intención de «dejar sin luz» a esta región, de lo que acusó a «los apellidos», como el Gobierno chavista suele referirse a líderes de la principal coalición opositora, la Plataforma Unitaria Democrática (PUD).

«¿Quién hace eso? ¿Quién financia eso? ¿Quién piensa en esos ataques criminales? ¿Qué están buscando? ¿Quién está detrás de esto?», expresó el jefe de Estado, quien la semana pasada también acusó a este sector antichavista de planes para sabotear el sistema eléctrico nacional y para derribar un puente en el sur de la nación.

Como respuesta a una de sus preguntas, Maduro señaló que fueron «los mismos que han incrementado los sabotajes de guerra eléctrica», que «están haciendo sabotajes nunca antes vistos en Venezuela» y que «quisieran violencia», aunque no mostró pruebas.

Poco antes, en otra actividad, el ministro de Turismo, Alí Padrón, también se refirió a estos hechos de «sabotaje» por parte de «miembros terroristas», quienes «pretendieron dejar sin luz» a los 11 municipios de Nueva Esparta a través del «cable submarino», de unos 37 kilómetros, conectado al estado Sucre (noreste).

Aseguró que el jefe de Estado ha ordenado la apertura de una investigación para dar «con los responsables de este acto terrorista», que condenó «de manera rotunda».

El Gobierno también acusa a la oposición de querer dar un golpe de Estado y de buscar guarimbas (protestas) en el país, de cara a las presidenciales de este 28 de julio, en las que Maduro buscará su segunda reelección. EFE