Caracas, 26 oct (EFE).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó este jueves que algunos países y dirigentes políticos, que no precisó, pretendan usar las sanciones económicas como un mecanismo de extorsión contra su Gobierno, el cual -aseguró- no cede ante este tipo de «ataques».
«Han querido convertir las sanciones en una extorsión, en un chantaje contra el país, y ustedes saben que nosotros no somos extorsionables, no somos chantajeables, no tenemos esa debilidad, no le tememos a nadie en este mundo», expresó el mandatario durante una «conferencia por la paz», en Caracas.
Maduro no se refirió a ningún país ni persona en específico, pero aseguró que en el «mundo» ha habido una campaña para presionarle con las llamadas medidas coercitivas unilaterales, que el país acumuló cerca de un millar en los últimos años, la mayoría de ellas contra personas a título individual, según datos gubernamentales.
Por ello, recordó que el Ejecutivo defiende los acuerdos firmados este mes en Bridgetown (Barbados) con la opositora Plataforma Unitaria Democrática (PUD) que piden, entre otros asuntos, el fin de estas restricciones financieras internacionales.
«Cuando firmamos en Barbados lo hicimos libres de condicionamientos y chantajes, por conciencia, por compromiso constitucional con 33 millones de venezolanos», sostuvo.
El Gobierno presentó hoy un documento ante dirigentes políticos, empresarios y diversas agrupaciones sociales con el que busca blindar lo pactado con la PUD, un texto que se espera que sea firmado en los próximos días.
Entre los cuatro puntos expuestos, se encuentra un acuerdo para «desestimar y rechazar las amenazas y chantajes que ponen en riesgo» lo suscrito en Barbados, tras lo cual EE.UU. emitió varias licencias que suspenden temporalmente el bloqueo a la comercialización de petróleo y gas en Venezuela, la mayor fuente de riquezas del país.
EFE