La novela o película generada por la decisión de la Conmebol al no permitir que se jugara la Fase Final del Preolímpico de Fútbol 2024 en el Estadio Metropolitano de Cabudare, sigue generando impacto en tierras crepusculares, y más allá, del ambiente que se vive en Caracas por las posibilidades que tiene Venezuela para jugar la fase final, la bola de nieve que gira en los pasillos del fútbol larenses, no es del todo alentadora.

En horas del medio día de este lunes el ciudadano Gobernador Adolfo Pereira salió al paso, tras una consulta sobre la situación del coloso de la campiña, y sin titubeo, argumentó que lo del estadio metropolitano «fue producto de la naturaleza», sin embargo, fue esquivo sobre la posibilidad de abrir alguna averiguación a los empresarios responsables de la obra.

El mandatario regional, también señaló que los trabajos continúan dejando en la palestra una posible conversación con el Portuguesa FC, para que este juegue la fase 2 de la Copa Libertadores de América en territorio larense, acción que era válida de toda posibilidad, hasta que el gerente general del pentacampeón de Venezuela Gersón Chacón, a través de las cuentas oficiales del club, en horas de la noche del mismo lunes, dejó claro que Conmebol también les recomendó jugar en otra instalación porque el campo no está en capacidad de disponerse para ese juego a celebrarse el 20 de febrero ante el equipo de Palestino de Chile.

Las opciones del Portuguesa

Hasta este lunes en horas de la noche, la prensa del estado Portuguesa, manejaba la posibilidad de jugar ese compromiso de la Copa Libertadores, en el Misael Delgado de Valencia, mientras que anunciaron que el torneo lo jugarán en la ciudad de Guanare, debido a los arreglos que en la actualidad recibe estadio General José Antonio Páez, ubicado en Acarigua.

TRD/LAP