Lima, 25 sep (EFE).- El ministro peruano del Interior, Vicente Romero, anunció este lunes que su país ofrece medio millón de soles (132.000 dólares al cambio de hoy) a quien entregue información sobre el cabecilla de la banda criminal internacional Tren de Aragua, Héctor Guerrero, si ingresa al país tras su fuga de una cárcel en Venezuela.
Consultado sobre el anunciado ingreso de Guerrero en el Programa de Recompensas de la Policía Nacional, el ministro confirmó que «ya está en el nivel de recompensas en este momento».
Romero explicó que Guerrero está con una orden de alerta roja internacional y que, por lo tanto, «hemos tomado las previsiones del caso e inmediatamente que hemos tomado conocimiento, en líneas de frontera tenemos un refuerzo de personal para poder detectar cualquier ingreso irregular que hubiera en el país».
«500.000 soles es lo que se va a recompensar al ciudadano que reporte el ingreso de este cabecilla del Tren de Aragua», declaró el titular del Interior a los medios locales.
Horas antes, el jefe de la Dirección Nacional de Investigación Criminal de la Policía Nacional (PNP), Óscar Arriola, había adelantado que Guerrero sería incluido en el programa de recompensas y que el sector Interior coordina con las autoridades de Venezuela, así como con Colombia, Ecuador y Chile para capturar al líder del Tren de Aragua.
El general Arriola ratificó que las autoridades peruanas han lanzado una alerta para «mirar de cerca la frontera» norte del país, tras la confirmación de que Guerrero y varios de los líderes de la organización criminal no fueron encontrados tras la intervención de las autoridades de Venezuela en la cárcel de Tocorón.
«Primero (decidimos) mirar muy de cerca la frontera, al mismo tiempo para hacer un análisis, y entonces desde la investigación y la inteligencia también mirar a aquellas personas que tenemos bajo investigación y que son principales miembros de esta megabanda trasnacional», indicó.
Consideró que esto «daría luces» a las autoridades y la PNP «de que estarían esperando a alguna persona, siempre pensando en este delincuente criminal irrecuperable».
Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, declaró que su país coordina con Colombia, Ecuador, Perú y Chile una «operación de búsqueda, persecución y captura» de fugitivos de la cárcel de Tocorón, en el norte del país caribeño, que fue intervenida la semana pasada.
«Hemos coordinado con los Gobiernos de Colombia, Ecuador, Perú y Chile para que la operación de búsqueda, persecución y captura contra estos criminales sea internacional», dijo en su programa semanal «Con Maduro +», transmitido por el canal estatal VTV.
Maduro dijo que la fuga de presos ocurrió debido a que un «grupo de funcionarios» -cuyo número tampoco precisó, y que «ya están presos» y serán «juzgados y severamente castigados»- alertaron de la operación a los reos.
El pasado sábado, el ministro de Interior y Justicia, Remigio Ceballos, anunció el desmantelamiento del Tren de Aragua, y aseguró que continúan las investigaciones y los procesos de «búsqueda» para capturar a todos los vinculados con este grupo, «inclusive en el ámbito internacional, si llegasen a escapar, a huir, algunos de los integrantes».
De acuerdo con los reportes gubernamentales venezolanos, durante la intervención del centro penitenciario se encontró armamento de guerra, como armas largas, de francotiradores, granadas, explosivos, lanzacohetes y municiones diversas.
El Ejecutivo venezolano confirmó que el procedimiento se saldó con un agente muerto y otros cuatro detenidos por su presunta vinculación con las redes criminales que operaban en el lugar, en el que se planeaban secuestros, homicidios por encargo y delitos informáticos. EFE
mmr/rrt