Caracas, 12 dic (EFE).- Más de 60 ONG de Venezuela criticaron que «agencias y mecanismos» de la ONU «contribuyan» con una «falsa» imagen de mejora en materia de derechos humanos en el país, en una carta, difundida este martes, al secretario general de esta organización, António Guterres, a quien expresaron la «necesidad» de reorientar la «visión del trabajo» hacia la nación caribeña.
En la misiva, las oenegés aseguraron que «el Estado» venezolano «avanza» en una «falsa narrativa» de «supuesta cooperación y mejoría» en la «situación humanitaria, de derechos e institucional», lo que «invisibiliza el sufrimiento de millones» de venezolanos que «atraviesan una emergencia humanitaria compleja» y de los migrantes, y «dificulta el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil».
Por esta razón, expresaron en la carta su «preocupación» ante «actuaciones de distintas agencias y mecanismos de la organización» internacional que «contribuyen a esta imagen».
A su juicio, la política que se ha aplicado «en el trabajo de la ONU en Venezuela, basada en la necesidad preponderante de mantener relaciones amistosas con distintos entes gubernamentales, ha comprometido la credibilidad de la información publicada», la «independencia con la que la organización puede pronunciarse ante ciertas situaciones» y el «cumplimiento del mandato» de mecanismos.
Afirmaron que la actuación de la ONU en el país «debe estar orientada, sobre todo, a velar por el máximo estándar de goce de derechos para todas las personas», por lo que sus esfuerzos «deben abocarse primero a la población» y la «búsqueda de justicia para las víctimas de graves violaciones» a los DD.HH.
«Para realizar estas aspiraciones, es necesaria una diplomacia efectiva y coordinada desde la organización», dijeron las ONG.
Por tanto, solicitaron, entre otras medidas, «procurar que la actuación de las distintas agencias y mecanismos sea complementaria, coherente y coordinada» y «priorizar la atención humanitaria de la población en el terreno», además de «atender a la población migrante y refugiada venezolana». EFE