Londres, 7 nov (EFE).- Cientos de manifestantes protestaron este martes a las puertas del Parlamento británico mientras Carlos III pronunciaba el Discurso del Rey, en el que ha enumerado las prioridades legislativas del Gobierno para este curso parlamentario.
Los ciudadanos, convocados por la organización Republic, han enarbolado sus distintivas pancartas amarillas cuando ha pasado por delante, procedente del Palacio de Buckingham, la procesión real, encabezada por los reyes Carlos y Camila en un fastuoso carruaje.
Uno de los presentes, Steve Allan, ha declarado a EFE que protestaba porque Carlos III «no es su rey», dado que «no lo eligió».
«Queremos abolir la monarquía y tener un presidente electo», ha dicho.
«La monarquía es un legado del pasado que no tiene lugar en una democracia», sostuvo Allan, que confió en que «protestas como esta atraigan a más gente a defender el republicanismo».

El director de Republic, Graham Smith, ha manifestado por su parte que el Discurso del Rey «es una pantomima» que evidencia «lo estúpida que es nuestra Constitución» (consuetudinaria).
Peter Tatchell, conocido activista a favor de los derechos de la comunidad LGTBIQ+, que se encontraba en la protesta, mantuvo que la ceremonia en la que el monarca lee los planes del Ejecutivo «es una contradicción absurda» e «incompatible con la democracia».
«La monarquía es un anacronismo, es un residuo del feudalismo y ya es hora de que tengamos un jefe de Estado electo», ha manifestado.
Tras la lectura de las prioridades gubernamentales para el periodo de sesiones 2023-24, la Cámara de los Comunes (baja) empezará esta tarde un debate de varios días, que culminará con una votación la semana próxima. EFE