moscu tiroteo

Moscú, 23 mar (EFE).- El número de muertos tras el tiroteo perpetrado por miembros del Estado Islámico (EI) en un salón de conciertos cerca a Moscú subió a 60, aseguraron fuentes oficiales.
Según la agencia estatal Tass, el Comité de Investigaciones (CI) de la a Federación Rusa estableció que 60 personas habían perdido la vida tras el atentado y que se temía que el número de víctimas mortales aumente.
«Se ha determinado preliminarmente que en el ataque terrorista murieron más de 60 personas. Lamentablemente, el número de muertos puede aumentar», aseguró el ente oficial.
Conforme a Tass, los investigadores, criminalistas y expertos del CI, junto con las unidades operativas del Ministerio del Interior y del Servicio Federal de Seguridad (FSB), continúan las investigaciones en el lugar de los hechos en la localidad de Krasnogorsk, en la región de Moscú.
Inicialmente se había establecido que más de 40 personas habían perecido en el Crocus City Hall luego del tiroteo llevado a cabo por el grupo islamista.
“El director del FSB, Alexander Bortnikov, el jefe del Ministerio del Interior, Vladimir Kolokoltsev, el jefe del Comité de Investigación, Alexander Bastrykin, y el director de la Guardia Rusa, Viktor Zolotov, informaron al presidente ruso, Vladimir Putin, sobre el progreso de la investigación del ataque terrorista”, dice un mensaje del CI al que tuvo acceso la edición online de Izveztia.
Por su parte, el periódico Rossiskaya Gazeta afirmó que El Ministerio de Salud de la región (óblast) de Moscú publicó en su sitio web una lista de 145 víctimas, entre muertos y heridos, estos últimos trasladados a hospitales de las localidades de Krasnogorsk, Jimki, Dolgoprudny y Odintsovo.
Informes recientes indican que nueve personas se encuentran en estado extremadamente grave.
El gobernador del óblast de Moscú, Andrey Vorobyov, se dirigió a los habitantes de su entidad y les pidió que «si sus seres queridos están heridos o no pueden contactarlos, llamen a la línea directa: 122-0», en declaraciones recogidas por Rossiskaya Gazeta. EFE