Musicos bolivia

Oruro (Bolivia), 3 feb (EFE).- Más de 5.000 músicos dieron este sábado un adelanto de la alegría y color que se mostrará dentro de una semana en el Carnaval de Oruro, el más famoso de Bolivia que tiene rango de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y es, además, uno de los más grandes de Suramérica.
La vigésima segunda versión del ‘Festival de Bandas’ reunió a hombres y mujeres intérpretes de música bajo el lema ‘Por la unidad de Bolivia y la industrialización’, en la ciudad andina de Oruro, capital de la región homónima situada a poco más de 200 kilómetros de La Paz.
Con elegantes uniformes de distintos colores, los músicos se instalaron en la Plaza Cívica Oruro, cerca del Santuario de la Virgen del Socavón, para participar en el evento, que es una de las actividades principales previas al carnaval.
Hasta el viernes había incertidumbre sobre el éxito de la celebración debido a los bloqueos de carreteras que cumplían los sectores afines al expresidente Evo Morales (2006-2019) por las elecciones judiciales.
Sin embargo, un acuerdo logrado en el Parlamento nacional permitió que las medidas de presión se levanten y que la gente, tanto músicos como público, pueda llegar desde otras regiones para el festival.
«Hemos tenido muchos problemas con estos bloqueos, pero pese a eso, como músicos habíamos determinado una cosa, con paro o sin paro el festival de bandas va», dijo a EFE el presidente de la Federación Departamental de Bandas de Músicos Profesionales de Oruro (Fedbampo), Franklin Challapa.
Challapa agradeció a todos sus «hermanos músicos» por lograr que el festival se desarrolle «con mucho éxito».
Por su parte, el gobernador de Oruro, Johnny Vedia, resaltó la presencia de los más de 5.000 músicos que entonaron al unísono «melodías, tanto departamentales, nacionales e internacionales que engalanan, que son un regalo al oído de todos los visitantes».
«Estamos muy orgullosos porque hay una muy buena organización por parte de la Federación de Bandas de Oruro, hay una asistencia de bandas de otros departamentos. Autoridades nacionales, departamentales, están reunidas aquí en este festival de bandas», dijo Vedia a EFE.
Concierto al aire libre
En otras ediciones del festival se contó con la participación de cantantes y agrupaciones folclóricas invitadas que interpretaron algunas canciones, mientras que en esta versión el protagonismo fue de la música de instrumentos como las trompetas, trombones, tambores, platillos y bombos.
La actividad comenzó con el ingreso de la imagen de la Virgen de la Candelaria en una procesión, mientras los músicos, acompañados por una orquesta más pequeña de clarinetes y saxofones, interpretaron la canción ‘A vuestros pies madre’.
Seis maestros, cinco hombres y una mujer, fueron alternando en la conducción de los músicos, que comenzaron la exhibición con los himnos a Bolivia, al mariscal José Antonio de Sucre y a Oruro.
Dentro del repertorio internacional se incluyeron canciones como ‘Así fue’, del mexicano Juan Gabriel, y compilaciones de éxitos de su compatriota José José y el argentino Leo Dan.
También interpretaron la célebre ‘The lonely shepherd’, del italiano Ennio Morricone, para luego dar paso a una serie de ritmos del folclore boliviano que se bailarán en el desfile central del carnaval el próximo sábado, incluidas morenadas, tobas, llameradas y cuecas de todas las regiones del país.
Las bandas que participaron en el festival acompañarán a las decenas de miles de danzantes que la próxima semana participarán en el Carnaval de Oruro, proclamado en 2001 Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.
El sábado de Carnaval miles de bailarines y músicos recorrerán desde temprano las calles de Oruro, ciudad situada a 3.700 metros de altitud, hasta llegar al Santuario del Socavón para terminar su recorrido de rodillas a los pies de la Virgen de la Candelaria, la patrona de la ciudad y la festividad.
El desfile folclórico se suspendió en 2021 por la pandemia de la covid-19 y en 2022 se realizó con medidas de bioseguridad, mientras que el año pasado la festividad generó un movimiento económico de más de 37 millones de dólares y recibió a unos 348.000 espectadores, entre extranjeros y bolivianos, según datos oficiales. EFE