Mexico israel

Ciudad de México, 7 may (EFE).- El Gobierno mexicano condenó este martes el asalto del Ejército de Israel en Rafah, zona de la Franja de Gaza fronteriza con Egipto, por considerar que traerá «consecuencias catastróficas» para la población civil.
«El Gobierno de México condena la ofensiva militar de las fuerzas armadas de Israel contra la ciudad de Rafah y externa su profunda preocupación por las consecuencias catastróficas que tal avanzada puede significar para la vida de miles de civiles asentados en dicha localidad», sentenció un comunicado de la Cancillería mexicana.
La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) consideró que «los ataques en contra de la población civil constituyen una seria violación a las normas del derecho internacional humanitario».
Por ello, expuso que «México hace un enérgico llamado para un cese al fuego humanitario inmediato, que sea observado por todas las partes del conflicto, y así sentar las bases para un entendimiento pacífico y definitivo».
El Ejército de Israel confirmó este martes haber tomado el control del lado gazatí del cruce de Rafah con tanques, tras una noche de bombardeos contra el este de esta localidad del sur.
El hecho ocurre mientras este martes se cumplen siete meses de la guerra en Gaza, donde la cifra de víctimas ascendió ahora a 34.789 fallecidos y 78.204 heridos.
El asalto de Israel en Rafah también ha despertado condenas del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, de la Unión Europea (UE) y de países latinoamericanos como Brasil.
México también exigió «que la ayuda humanitaria llegue sin contratiempos a toda la Franja de Gaza, a fin de que alcance urgentemente al mayor número posible de personas y se evite la agudización de la tragedia humanitaria».
Y la SRE prometió que «seguirá pugnando en el ámbito multilateral, y en particular en el sistema de Naciones Unidas, por la fórmula de los dos Estados, como la única solución estructural para resolver el conflicto palestino-israelí».
A diferencia de gobiernos de la izquierda latinoamericana, como Brasil, Bolivia, Colombia y Chile, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha defendido una postura «neutra» ante el conflicto y ha descartado romper relaciones con Israel. EFE