medio holanda

La Haya, 8 feb (EFE).- El medio de comunicación neerlandés De Correspondent, dedicado a la investigación periodística y temas en profundidad, demandó judicialmente este jueves a la Fiscalía neerlandesa, a la que acusa de grabar en secreto una entrevista con figuras clave de un polémico acuerdo de venta de mascarillas en los Países Bajos.
El canal de noticias advirtió de que el Ministerio Público cometió “una grave violación del secreto de las fuentes periodísticas” y grabó en un segundo plano conversaciones de sus periodistas en marzo de 2022 con tres fuentes distintas utilizando “micrófonos direccionales previamente colocados”, una información que se hizo pública el pasado octubre.
“Es fundamental que los periodistas puedan hablar confidencialmente con las fuentes, incluso si estas fuentes son identificadas como sospechosas por el Ministerio Público. La protección y el secreto de las fuentes son, por tanto, derechos fundamentales (europeos) y condiciones básicas para la libertad de prensa en una sociedad democrática”, señaló De Correspondent.
Con la demanda, este medio de comunicación pide al tribunal que “aclare hasta qué punto los periodistas están protegidos contra las escuchas selectivas” por parte de la Fiscalía y otras autoridades de investigación, y exige “la destrucción de todos los datos obtenidos de la conversación interceptada, incluidas las transcripciones”.
La entrevista interceptada por la Fiscalía era con tres personas involucradas en un controvertido acuerdo de 100 millones de euros que implicaba la venta de mascarillas al Gobierno neerlandés durante la pandemia, y por el que los acusados habrían obtenido 30 millones de euros en beneficios en plena escasez mundial de material de protección del personal sanitario contra la covid-19.
El año pasado, el abogado de uno de los sospechosos de ese caso reveló las escuchas después de recibir material del expediente penal de la Fiscalía como parte del proceso de divulgación.
También se sospecha que la Fiscalía intervino una llamada telefónica entre uno de los acusados y los periodistas de De Correspondent, en la que las partes acordaron el lugar, la fecha y la hora del encuentro para la entrevista, puesto que había micrófonos en el interior y el exterior del lugar de reunión. EFE