Caracas, 7 mar (EFE).- La opositora venezolana María Corina Machado descartó este jueves la posibilidad de apoyar a alguien que la sustituya como candidata presidencial para las elecciones del 28 de julio, en las que no podrá competir debido a una inhabilitación política que ella considera inconstitucional.
«Óiganme bien, aquellos que están hablando de sustituto, les tengo una sorpresa, sí, aquí sí hay un sustituto, el que va a sustituir a (el presidente) Nicolás Maduro que soy yo», dijo la exdiputada frente a decenas de simpatizantes en el estado Barinas.
Recordó que hará cumplir el «mandato» que recibió el 22 de octubre, cuando fue elegida como candidata de un sector opositor, la Plataforma Unitaria Democrática (PUD).
«No nos vamos a calar imposiciones, arbitrariedades ni farsas, nosotros defendemos nuestro derecho a elegir y a elegir a la persona que el pueblo decidió», sostuvo.
Sin mencionar a nadie directamente, aseguró que «hay algunos que le quieren hacer juego al régimen» y elegir un sustituto, una idea que ya mencionó el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles el pasado martes, cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció la fecha de los comicios.
«Como Maduro no quiere perder conmigo, quieren que Maduro ponga el que tiene que ir frente a él», agregó Machado.
Según el calendario establecido, las organizaciones políticas deberán presentar a sus candidatos entre el 21 y el 25 de marzo, lo que da sector opositor dos semanas para decidir cómo proceder en este caso.
Por parte del oficialismo, el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) abrió un proceso de consulta que culminará el próximo 15 de marzo con la proclamación de su candidato, un lugar que previsiblemente -según líderes de la formación- ocupará Maduro, en búsqueda de un tercer sexenio en el poder. EFE