fiscalia colombia

Bogotá, 7 may (EFE).- La Fiscalía colombiana entró de lleno este martes en las investigaciones del caso de corrupción que sacude al Gobierno al escuchar a Olmedo López, exdirector la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) y principal implicado en la trama por el supuesto robo de recursos de esa entidad y el pago de sobornos en el Congreso.
La primera diligencia de López coincidió con la petición a la Fiscalía del presidente colombiano, Gustavo Petro, que investigue los contratos firmados en los últimos ocho años por la UNGRD, ante la sospecha que puede haber más irregularidades.
«Le pido a la Fiscalía investigar toda la contratación de la UNGRD en los últimos ocho años con total celeridad. Toda la información que ha recuperado mi Gobierno sobre estos grandes hechos de corrupción administrativa ya se encuentra en la Fiscalía», aseguró el mandatario en una alocución.
El periodo que Petro pide investigar en la UNGRD incluyen los dos últimos años de la Presidencia de Juan Manuel Santos (2010-2018), los cuatro de Iván Duque (2018-2022) y los casi dos que lleva el actual mandatario.
Durante la jornada de este martes, el presidente del Senado, Iván Name, vinculado al escándalo, negó haber recibido un soborno de 3.000 millones de pesos (unos 770.000 dólares de hoy) para apoyar las reformas de Petro en el legislativo, como lo manifestó el viernes pasado Sneyder Pinilla, exsubdirector de Manejo de Desastres de la UNGRD.

Diligencia a puerta cerrada

La diligencia de López se llevó a cabo a puerta cerrada en la Fiscalía, que no ha informado del contenido de la declaración, pero recordó que desde el pasado 2 de febrero realiza una investigación por posibles actos de corrupción en la UNGRD.
López, en una grabación enviada a medios de comunicación, prometió contar a la Fiscalía toda la verdad sobre el entramado de corrupción que lo involucra y por el que salió del cargo este año.
«El país y los colombianos esperan de mí respuestas y dije que las iba a contar y las seguiré dando. Lo único que he pedido es garantías de seguridad para mi familia y para mí», manifestó López y agregó que con esto está «asumiendo un riesgo de muerte».
La prensa denunció hace varias semanas la malversación de 46.800 millones de pesos (unos 12 millones de dólares) de la UNGRD en la compra de 40 camiones cisterna para llevar agua potable a las zonas desérticas del departamento caribeño de La Guajira mediante contratos que no cumplían los requisitos técnicos ni legales, lo que resultó en la pérdida del dinero.

Name se desmarca

El caso tomó vuelo el viernes pasado luego que el exsubdirector de Manejo de Desastres de la UNGRD reveló a la revista Semana que utilizó dinero de esa entidad para pagar sobornos a Name, del partido Alianza Verde, y al presidente de la Cámara de Representantes, Andrés Calle, del Partido Liberal, a cambio del apoyo a las reformas.
Sin embargo, Name afirmó en la plenaria del Senado que no recibió soborno alguno y manifestó que no teme someterse a la justicia.
«No recibí dineros ilícitos, mi proceder democrático es contraevidente al de decir que los recibí en procura de favorecer unas reformas que combatí enfáticamente y les consta a todos los que están en este hemiciclo», expresó el senador.
Por eso agregó: «Reitero estar dispuesto a atravesar la Plaza de Bolívar para asistir, para acudir a mi juez natural, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia», manifestó Name en referencia a su condición de aforado.
El presidente del Senado manifestó que no ha dado declaraciones a los medios de comunicación porque hay quienes lo han condenado antes de que la Justicia se pronuncie sobre su caso: «eso hace parte de nuestra naturaleza, el anticiparnos a las crucifixiones para después lamentarlas, probablemente».
«Aquí y ahora ante ustedes, me sostengo en la justeza y la rectitud de mis actos. Ante la Justicia responderé por lo que se me señale», expresó el político.
Sneyder Pinilla también mencionó en la entrevista con la revista Semana a Sandra Ortiz, hasta ayer consejera Presidencial para las Regiones, de quien dijo que hizo de «mensajera» al llevar el dinero a Name, al igual que ella del Partido Verde, tras lo cual la funcionaria renunció a su cargo. EFE