«Si la CBF fuera finalmente suspendida por el organismo correspondiente de la FIFA, perdería todos sus derechos de membresía con efecto inmediato y hasta que la FIFA levante la suspensión. Esto también significaría que la CBF, los equipos representativos y los clubes ya no tendrían derecho a participar en ninguna competición o competición internacional mientras esté suspendida», añade la misiva.

Río de Janeiro, 25 dic (EFE).- El interventor de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José Perdiz, afirmó este lunes que debe obedecer a la Justicia y «convocar elecciones» en el plazo fijado, en respuesta a una carta de la FIFA en la que el ente dijo no tolerar injerencias y amenazó con expulsar a Brasil.
«Según dictaminó la Justicia brasileña, en decisión confirmada en todas las instancias, (…) debo convocar elecciones en el plazo determinado, con la transparencia y la integridad requeridas», indicó Perdiz en un comunicado remitido a la Agencia EFE.
Perdiz ejerce como presidente interino de la CBF después de que un tribunal de Río de Janeiro, el 7 de diciembre, apartase de sus funciones al máximo dirigente de la entidad, Ednaldo Rodrigues, al rechazar un acuerdo que le permitió a este último presentarse en 2022 como candidato único para un mandato de cuatro años.
El fallo ordenó además la celebración de unas nuevas elecciones en un plazo de 30 días para sustituir definitivamente a Rodrigues.
La FIFA y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ya expresaron a través de una carta su preocupación con la crisis abierta en el órgano rector del fútbol brasileño y a su vez con el nombramiento como interventor de Perdiz, quien por otro lado es presidente del Tribunal de Justicia Deportiva.
Sin embargo, la FIFA y la Conmebol enviaron el domingo pasado una segunda misiva en la que elevaron el tono.
En dicho documento, filtrado por medios brasileños, enfatizaron que, de acuerdo con sus estatutos, las asociaciones miembro de la FIFA «deben administrar sus asuntos de forma independiente y sin la influencia indebida de cualquier tipo de tercero».
Subrayaron que «cualquier violación» de ese principio «puede llevar a sanciones, incluyendo la suspensión» de la CBF ante la FIFA, lo que significaría que las selecciones y los clubes brasileños «ya no tendrían el derecho de participar en competiciones internacionales».
En este marco, anunciaron que enviarán una misión conjunta a Brasil durante la segunda semana de enero (8-14) para reunirse con las partes con la intención de «examinar la situación» y «encontrar una solución», respetando «la autonomía» de la CBF.
«FIFA y Conmebol quieren enfatizar fuertemente que, hasta que llegue esa misión, no se tome ninguna decisión que afecte a la CBF, incluyendo cualquier elección o convocatoria de elección», indicaron en la carta.
En respuesta, Perdiz dijo que recibió «con satisfacción y respeto» la nueva misiva, que ve como «una señal positiva» de que acompañan el proceso electoral.
Si bien, manifestó que es su deber «conducir esta etapa transitoria observando rigurosamente los marcos legales con independencia e imparcialidad, en consonancia con el estatuto de la propia entidad y de la FIFA, teniendo como único objetivo atender el dictamen de la Justicia brasileña». EFE