Jerusalén, 26 dic (EFE).- Al menos 241 personas han muerto y 382 han resultado heridas en ataques del Ejército de Israel en Gaza en las últimas 24 horas, lo que eleva a cerca de 21.000 los muertos y a casi 55.000 los heridos desde el comienzo de la ofensiva militar israelí.
Según informó este martes el Ministerio de Sanidad de la Franja palestina, controlado por el grupo islamista Hamás, hubo «18 masacres contra familias enteras» muertas por ataques israelíes en las últimas 24 horas en el enclave costero.
El portavoz del ministerio, Ashraf Al Qudra, denunció en un comunicado ataques israelíes cerca del Hospital Nasser en Jan Yunis, en el sur de Gaza.
Al Qudra advirtió de que en este centro médico puede repetirse lo ocurrido en otros hospitales de la Franja, como el de Al Shifa en el norte, el mayor de Gaza, que tuvieron que suspender sus servicios o apenas pueden prestarlos por los ataques.
Tras 81 días de guerra, los muertos contabilizados por el ministerio alcanzan los 20.915 y 54.918 los heridos, aunque se estima que los cuerpos de más de 7.000 gazatíes siguen bajo los escombros tras los bombardeos israelíes.
La agencia oficial palestina Wafa informó de bombardeos de la aviación y de la artillería de Israel en varias zonas de la Franja, entre ellos contra una casa en Jan Yunis donde murieron diez personas.
La ofensiva israelí tiene entre sus principales objetivos Jan Yunis, donde ha ordenado que sean evacuadas varias zonas de la ciudad, que considera un bastión de Hamás donde se sospecha que se esconde su líder en Gaza, Yahya Sinwar.
El Ejército de Israel ha extendido los combates por toda la Franja, con ataques, de acuerdo a esta fuente, en ciudades como Deir al Balah, en el centro del enclave.
En Rafah, en el sur, donde se hacinan muchos de los casi dos millones de desplazados por la guerra, hubo según Wafa varios heridos en el bombardeo de una casa en el centro de la ciudad, donde fue atacado el campo de refugiados de Shaboura.
Cerca de 1,9 millones de gazatíes, alrededor del 85 por ciento de la población, se han visto desplazados por la guerra, con una grave crisis humanitaria.
El ataque el pasado 7 de octubre de Hamás a Israel provocó más de 1.200 muertos y unos 240 secuestrados, tras lo que Israel declaró la guerra y lanzó una ofensiva miliar contra el grupo islamista que fue extendiendo desde el norte al sur de Gaza y ahora también al centro de la Franja. EFE