Sídney (Australia), 4 ene (EFE).- Un hombre fue rescatado gracias a los destellos de los rayos de sol en su reloj que usó para captar la atención de tres pescadores en Nueva Zelanda tras pasar más de 23 horas en el mar, informó este jueves la policía.
El hombre, que no ha sido identificado, se embarcó el martes en una excursión en solitario cuando se cayó del barco en el que navegaba cerca de las islas Alderman, a unos 55 kilómetros al norte de la Isla Norte, explicó en un comunicado la policía neozelandesa.
A pesar de que intentó nadar hasta tierra firme, las corrientes marinas arrastraron al varón a altamar, donde pasó la noche flotando en medio del océano.
Durante las alrededor de 23 horas y media en el agua, un tiburón se acercó a merodear al náufrago, aunque finalmente decidió irse, indicó en su escrito la policía.
Entorno a las dos de la tarde del miércoles, un trío de pescadores que se encontraba cerca de la isla Mayor, al sur de las Alderman, detectó un «inusual» reflejo en el agua, lo que los motivó a investigar su origen y posteriormente rescatar a la víctima.
Según la Policía, la víctima había tratado de captar «desesperadamente» la atención de los pescadores mediante el reflejo del sol en su reloj pulsera.
«Sin duda salvaron la vida de este hombre», remarcaron las autoridades en referencia al trío de pescadores y este rescate calificado como «un milagro».
Ya de regreso a tierra, la víctima fue llevada a un hospital para ser tratada de hipotermia y agotamiento.
Si bien, el barco de 12 metros aún sigue «extraviado», el hombre «todavía conserva su reloj», subrayó con humor la Policía al celebrar el final feliz del incidente. EFE