frenesi argentina

Buenos Aires, 30 mar (EFE).- «Bienvenidos al futuro» es la frase que se escucha mientras los comensales abordan una cápsula cuyas imágenes y sonidos preparan las papilas gustativas para un viaje en el tiempo y a lo largo de Argentina.
Así es Frenessí, la propuesta gastronómica que llegó hace unos meses al país del asado, los mates y las empanadas para trasladar a sus clientes a un futuro utópico y encontrarse allí con «una cocina tecnoemocional».
«Es una cocina tecnoemocional, mezcla la tecnología a través del gusto, del olfato y de todo lo que se va proyectando en la sala», declara a EFE el chef Leandro di Mare.
Esta «experiencia inmersiva, multisensorial de alta gastronomía», según lo define uno de los socios, Jairo Esteban, arranca por la Patagonia, donde un vino espumoso y un salmón con granita -preparación parecida a un sorbete- reciben a los pasajeros de esta travesía culinaria.
«Comer pescado en tu casa cambia el sabor totalmente, por más que sea la misma receta, si te lo comes en la playa con una vista espectacular sintiendo la brisa. Nosotros quisimos trasladar eso para que cada uno de ellos viaje a diferentes mundos con diferentes espacios», dice Esteban.

De Colombia a Argentina

Esta innovadora oferta gastronómica fue desarrollada por el Grupo Seratta por primera vez en Colombia y, tras un exitoso recorrido en Bogotá, llegó a Buenos Aires con un menú adaptado que pretende dar a conocer los sabores de toda Argentina, sin dejar de lado la armonía entre el gusto, los olores, los sonidos e incluso la temperatura de cada sitio.
«Nos enfocamos en lo delicioso de cada plato y le damos al cerebro esa capacidad de vivirlo más intensamente porque los llevamos a lugares donde pueden disfrutar más de ese plato», recalca Esteban.
La cápsula hace una parada en la selva de Misiones para degustar un conejo al romero con parmesano y yacaratia -una madera comestible de la región- y, bajo los sonidos agrestes de la naturaleza de Iguazú, el chef cuenta que todo el producto con el que trabaja es nacional.
«La cocina es 100 % argentina en cuanto a los ingredientes, aunque hay recetas y técnicas de otros sitios. Es alta cocina aplicada con algunas técnicas de cocina molecular y otras muy clásicas», expresa Di Mare.
Ambos cuentan que la parte tecnológica de la experiencia fue la más dura de desarrollar, ya que la grave crisis que atraviesa Argentina complicó la importación de material informático.
«Nos esforzamos en traer los mejores equipos de Estados Unidos o Europa para poder tener lo mejor para esta experiencia. Tardamos unos 2 años en poder traer todo, la idea era tardar unos 8 meses pero la situación del país lo alargó», comenta Esteban.
Pero este viaje no sólo recorre los parajes del país; también vuela directamente hasta el ‘cielo’, donde te recibe un magret de pato con una salsa de vino tinto y un macaron de foie, al ritmo del folclore de Mercedes Sosa, que marcan que Frenessí ha conquistado hasta la cocina del ‘más allá’.

Como un parque de diversiones

Tanto el reputado chef como el socio están muy contentos con el éxito del local, ya que en meses han conseguido llamar la atención del público de manera «orgánica», según Esteban, quien confiesa a EFE que esta es la primera entrevista que conceden a un medio de comunicación.
Ambos son conscientes de que la experiencia no es apta para todos los bolsillos, pero creen que cualquiera puede ahorrar para vivirla.
«Es como un ‘Disney’ gastronómico, donde la gente viene y se divierte mucho; entonces también ahorran como para ir a un parque de diversiones. Así como puede venir una persona con mucho poder adquisitivo, convive perfectamente con alguien que ahorró durante meses para poder venir y disfrutan exactamente de la misma manera, y conviven espectacular», dice Esteban.
Tras once platos en once lugares con sus respectivos maridajes, la travesía finaliza con un postre «surrealista», que pinta la mesa como un lienzo con distintos sabores frutales.
Sobre lo que viene, Di Mare expone que el menú irá cambiando y que quiere hacer aún más hincapié en cuestiones bien argentinas, como la carne o el fútbol.
«Creemos que en un futuro esta cocina va ser más común de lo que pensamos y que esto va a transcurrir a nuevas generaciones y que cada vez que la tecnología avance con la Inteligencia Artificial vamos a conseguir mejores imágenes, eventos donde pueda ocurrir la gastronomía en ese momento», adelanta Esteban. EFE