Madrid, 5 oct (EFE).- Desde España advierten de posibles dilaciones indebidas en el juicio que se lleva a cabo en un juzgado de Caracas por un triple asesinato ocurrido en Madrid en 2016, cuyo proceso volvió a estancarse después de que se suspendiera la vista prevista para este jueves.
Han pasado siete años y tres meses desde que el 22 de junio de 2016 el exmarine Dahud Hanid-Ortiz, de origen venezolano, presuntamente viajó de Alemania a Madrid llevado por los celos y entró en el despacho de abogados de Víctor Joel Salas, de origen peruano, para matarle, al creer que mantenía una relación con su mujer, pero el abogado no estaba.
Según el relato de la Fiscalía y de las acusaciones, mató a las tres personas que encontró -las trabajadoras Elisa Consuegra y Maritza Osorio, ambas de origen cubano, y al cliente Pepe Castillo, ecuatoriano- prendió fuego y huyó, hasta que fue detenido en 2018 en Venezuela, donde es juzgado.
Las acusaciones consideran que el tribunal de Caracas donde se juzga este caso está incurriendo en dilaciones no habituales en Venezuela y que no deberían permitirse, según informan a EFE fuentes jurídicas españolas.
Detallan, por ejemplo, que el juzgado admitió no celebrar una vista este jueves, 5 de octubre, porque se argumentó que en España es festivo, cuando en realidad es festivo el jueves 12 de este mes.
Una vez conocidas estas circunstancias, el letrado Víctor Joel Salas dijo a EFE que aparentemente «se están dando unas dilaciones indebidas que perjudican al procedimiento, afectan a las víctimas y a esta defensa».
«Unas demoras innecesarias tras más de siete años de proceso y que generan indefensión a las partes», añadió.
El juicio por este crimen, uno de los pocos con tres asesinados que ha ocurrido en Madrid, arrancó en febrero de 2022 en el Juzgado número 15 de la capital venezolana y, cuando solo faltaba la declaración de un testigo, se suspendió porque se decretó un cambio de jueza por motivos que no transcendieron.
Luego se volvió a suspender porque cambiaron al fiscal y más adelante porque la nueva fiscal fue relevada de ese cargo por motivos ajenos a esta causa.
En marzo de 2023 comenzó por cuarta vez y han declarado el acusado, Víctor Joel Salas y numerosos testigos y policías, pero en las últimas semanas la causa se ha ralentizado y no se citan a los testigos que faltan, según informan a EFE fuentes jurídicas. EFE