Corría la primera década del presente siglo y recordamos al colega Jován Pulgarín, quien en uno de los premundiales de la Venezuela ya soñadora, hizo un trabajo periodístico titulado, «que arrechera», frase que fue vista como un irrespeto por un importante sector de la sociedad, ya que dicho artículo fue publicado en el Diario Líder. Seguidamente la Vinotinto jugó un segundo compromiso con derrota incluida y el comunicador no dudó en agrandar el titulo con la frase, «La mamá de la arrecheras», jerga que se convirtió en la máxima expresión de comunicación a la hora de plasmar la impotencia que se siente en situaciones adversas.

Hoy extrapolamos esa realidad a lo que en la actualidad sucede en el fútbol del estado Lara, donde en muchas oportunidades nos preguntamos, ¿Por qué los larenses tenemos tan mala leche con todo lo que gira alrededor del fútbol?.

Cada vez que el colega Otto Alvarado hace acto de presencia en alguna rueda de prensa o reunión relacionada con el fútbol de la entidad, no duda en recordar los hechos históricos de nuestro balompié, con el agradable recuerdo de los padres jesuitas, el primer titulo profesional de la provincia venezolana en el 65, la bonita historia del Unión Deportiva de Lara de los 90, el impulso que le dio el Deportivo Lara a la generación millennials en el presente siglo, Lara como entidad sede de una Copa América, y ni hablar, de su historia plasmada en un libro celebrando los 100 años del balompié de la región.

Hoy es uno de esos días donde provoca invitarlo a un café y preguntarle, «¿para que coños nos esmeramos en escribir o comentar dichas historias, si siempre el final de la película será el mismo?«

Otra vez Lara

Corría las 11:00 de la noche del pasado domingo 28 de enero de 2024, y tras un comunicado de la Conmebol, los larenses volvieron a sentir un enésimo balde de agua fría, tras conocer que el estadio Metropolitano de Cabudare no sería la sede de la fase final del Preolímpico que se realiza en Venezuela.

El comunicado hablaba de esfuerzo, dedicación, ganas y reconocimiento de los actores internos, sin embargo, estamos seguros que los miembros de la Conmebol no se imaginan las frustraciones de los habitantes de esta zona del país, por las malas situaciones que les ha bridado este deporte por más de un siglo.

¿Será el Metropolitano la gota..?

En un año calendario, los larenses han tenido la «mala suerte» de vivir dos experiencias que denotan el desgane por otorgarle al «pueblo noble que sabe ser grande», una pisca de respeto. Segunda temporada de la la Liga Futve que se juega con 15 clubes, porque lamentablemente un equipo de un estado llamado Lara, tuvo que ser colocado en un congelador porque su presidente de turno, terminó siendo un estafador, y por razones que aun desconocemos, Lara no tiene presencia en la máxima categoría del balompié rentado nacional.

El segundo capitulo de esta zaga comenzó hace unos meses atrás, cuando la Federación Venezolana de Fútbol, anunció el Preolímpico 2024, y con bombos y platillos señalaron que Caracas, Valencia, y la tierra donde nacieron gran parte de quienes hoy dirigen este deporte en el país, serían las sedes para este torneo sub 23, razón que generó un ambiente de gran beneplácito, entendiéndose que con esta actividad el abandonado estadio Metropolitano de Cabudare, recibiría el cariño que siempre suelen recibir los recintos vinculados en este tipo de competencias internacionales.

Más allá del esfuerzo y justificación plasmado en el comunicado del ente rector del fútbol suramericano, las «ganas» de quienes recibieron los contratos para refaccionar el gigante de la campiña, el espaldarazo otorgado por los gobernantes de la región, y ese deseo del ciudadano de a pie en querer volver a observar el futbol de alto nivel en el estado, lamentablemente el zarpazo del NO TE VISTAS QUE NO VAS, llegó a escasas horas de ver al equipo del beisbol, perder en casa el título de la pelota nacional. Ni el mejor guion de una película de terror y suspenso, pudo ser tan perfecto para darle a los larenses una nueva bofetada deportiva, y especialmente en el fútbol, donde de nuevo somos el hazme reír en desorganización.

La pregunta es: ¿Será el estadio metropolitano y el preolímpico sub 23, el hecho que hará que realmente los larenses se pellizquen ante tantas vicisitudes?

Pena Ajena

Algunas personas desde hace algunos días han intentado pescar en rio revuelto, incluso, hasta hemos observado esa obsesión por endosar todas las fallas que se presentaron antes, durante y luego del comunicado Conmebol, al Gobierno Regional, algo que pudiera tener validez, si los argumentos son sustentados con base, y no, por lanzar dardos dentro de la ya aburrida coyuntura politiquera, que en algunos caso ya peca en el aburrimiento.

Le comentaba a un colega periodista, quien con mucho tino hizo trabajo sobre el engramado del estadio metropolitano, que sentía pena ajena con el actual Gobernador del estado Lara, porque más allá de tener alguna responsabilidad sobre la base de lo sucedido en el estadio larense, lo cual creemos que no sea en gran escala, el hombre ha tenido que poner su mejilla en menos de un año en dos situaciones, donde son los empresarios privados los responsables de sus ejecuciones, los cuales nos hacen recordar esas películas italianas de los años 80, donde el ajedrez político y deportivo pasaba por una situación muy coyuntural.

No hace falta ser un James Bond, para saber quién o quienes están detrás de ambas historias, y las cuales, curiosamente el representante político de la región, suponemos que con muy buenas intenciones les abrió sus brazos y endosó parte del movimiento de su gestión, para sacar pecho y decir que «Lara es una potencia deportiva», el detalle, es que nunca se imaginó que estos señores le iban a echar ese vainón, y por segunda ocasión lo dejan parado en una encrucijada la cual posiblemente por razones obvias no conoce a cabalidad, o no tiene una responsabilidad a la hora de tomar decisiones.

Dar la cara como sinónimo de respeto

El dolor sobre lo que sucede en Lara, le importa únicamente a los larenses, y más allá de las dudas que nos ha generado el bajo perfil de los representantes políticos del municipio local (Palavecino), la débil presencia del ente rector del fútbol regional a diferencia de lo observado en Caracas y Valencia, y el antiparabolismo de algunos sectores públicos o privados, creemos que todos los organismo vinculados en este tema deben dar una respuesta al menos a la sociedad crepuscular, más allá de entender que el torneo continuará y finalizará de la mejor manera en la capital.

Ejercer contraloría no es sinónimo de inquisición, pero creemos que por el respeto que se merecen los habitantes de esta región, y por valorar lo mucho que le ha dado esta entidad a quienes hoy comandan ese batallón rector de nuestro balompié, no es descabellado que se comience a dar respuestas ante tantas interrogantes y situaciones existentes. No crean que por ser un estado polideportivo donde el béisbol y en algunos casos el baloncesto, logren buenos resultados, a la gente se le olvida que no tenemos fútbol de alta competencia, incluso, Lara estuvo a punto de convertirse en la primera región en el mundo en albergar una fase de un torneo de selecciones de talla internacional, sin tener equipo profesional en su liga, un récord nada agradable para los anales de la historia.

Re Conocimiento

Hacer periodismo futbolístico en nuestro país se ha convertido en toda una película, en algunos casos porque las nuevas generaciones no se prepararon para hacer comunicación crítica en investigativa, en otros, porque la misma dinámica muchas veces no te permite ahondar más allá de lo que cualquier fuente oficial te pueda decir, y la más triste y muy real, porque el ente rector del balompié nacional optó por darle mayor importancia a los influecers o generadores de contenido, que a los propios profesionales de carrera, hecho público y notorio, incluso en este torneo de talla continental, al observar a menores de edad, sin titulo de bachiller, con escarapelas de periodistas o comunicadores, sabiendo que a algunos periodistas o locutores con títulos les fue negada la misma.

Compartir con colegas de otros países, ha sido muy importante, porque nos ha permitido escanear las realidades del balompié de cada región, y no dudamos en consultarles como es el trato y la comunicación con los directivos del balompié en cada uno de sus países, y sin titubeos nos argumentan que existe un trato de mucho respeto hacia la profesión y el profesional, teniendo la oportunidad para conversar con los dirigentes de forma fluida, y dada la importancia de este deporte en sus países, ante cualquier interrogante, cónsonas con el respeto y realidades, siempre reciben respuestas por parte de los directivos, y los profesionales de la comunicación vinculados al organismo.

Si usted desea conocer el significado de la palabra «envidia», les invito para que lea de nuevo el párrafo anterior…


PD: No solemos utilizar un lenguaje zafio en nuestras redacciones, pero creemos que la situación lo amerita.

Por Luis Alonzo Paz (CNP 10.760)