brasil israel

Brasilia, 4 abr (EFE).- El Gobierno de Brasil expresó este jueves su «profunda consternación» por la muerte de los siete trabajadores humanitarios de la ONG World Central Kitchen en un ataque israelí en Gaza, y reiteró su demanda de un alto el fuego inmediato.
La Cancillería manifestó en un comunicado su solidaridad con el pueblo de Palestina, y con los países (Australia, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Polonia) y los familiares de las víctimas, que trabajaban para la organización fundada por el chef español José Andrés.
Asimismo, lamentó que más de 200 trabajadores humanitarios hayan sido abatidos por las fuerzas israelíes desde el inicio del conflicto en octubre y recordó que es el «mayor número en la historia de la ONU».
La Cancillería también deploró las muertes de civiles y trabajadores de la salud palestinos durante el ataque al hospital Al Shifa, que se suman a los más de 32.000 fallecidos durante la ofensiva israelí.
En este contexto, insistió en la importancia de que Israel cumpla la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que llama a un alto el fuego inmediato y que fue aprobada el pasado 25 de marzo, y recordó el carácter obligatorio de las medidas cautelares impuestas por la Corte Internacional de Justicia para proteger a los civiles.
«El Gobierno brasileño reitera su firme repudio a toda y cualquier acción militar contra objetivos civiles, sobre todo aquellos ligados a la prestación de ayuda humanitaria y de asistencia médica», señaló.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, atribuyó el ataque contra los trabajadores humanitarios a un «error» y lamentó su muerte, pero dijo que «estas cosas ocurren en la guerra».
El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se ha mostrado muy crítico con Israel y ha llegado a comparar la ofensiva militar en Gaza con el Holocausto, palabras que abrieron una crisis diplomática entre ambos países. EFE